+562 2207 0926 y +562 2207 1126
Badajoz 130, oficina 1101, Las Condes (ver mapa)

Blog Hablemos de Pareja y Sexualidad

¿En qué tipo de cultura se mueve la pareja actual? Modernismo, Posmodernismo y Neomodernidad

Por Alejandra Godoy Haeberle
24 marzo, 2010

Para poder entender el funcionamiento y los problemas de las  actuales es necesario analizar, previamente, los que ha sufrido nuestra sociedad en las últimas décadas. Las transformaciones socio-culturales influyen, por supuesto, en las relaciones interpersonales; pero, no hay que obviar que también las modificaciones en la manera de relacionarnos afectan, a su vez, a la sociedad.

Si la  Moderna correspondía a la Sociedad Industrial y la Posmoderna a la SociedadPostindustrial, la Neomodernidad sería la cultura correspondiente a nuestra contemporánea Sociedad Globalizada. En cada uno de estos períodos históricos se produjeron una serie de fenómenos demográficos, , culturales, económicos y científicos que han jugado un  muy significativo en nuestros modos de vida. Especialmente a partir de mediados del s. XX, nuestra sociedad ha estado sometida a tantas mutaciones y a tal velocidad, que hoy vivimos una existencia absolutamente distinta a la de una generación atrás.

En términos muy generales, durante el Modernismo se avanza de una economía de producción – del hacer – a una economía del consumo; las naciones se agrupan en bloques ideológicos, impera la Guerra Fría y el sobre-armamentismo; y se masificaron los medios de comunicación. La convulsionada década de los 60 fue especialmente decisiva en las dramáticas alteración de las costumbres y de las concepciones culturales, dado sucesos tales como el descubrimiento de la píldora, la revolución sexual, el ingreso masivo de la mujer a la fuerza laboral, las transformaciones en los estereotipos de género, la estética psicodélica, los hippies, la hierba y su “hacer el amor y no la guerra”. El tono cultural predominante, especialmente después de 1968, era dado por la idea de laigualdad y de la liberación: de las mujeres, de la sexualidad, de la familia, de la Iglesia, de las instituciones en general y de los homosexuales.

Durante esos años el panorama demográfico sufre modificaciones tan significativas que actualmente se habla de una segunda transición demográfica: envejecimiento de la población; decrecimiento de los nacimientos en general y del número de hijos por familia en particular; aumento de la edad al casarse; postergación de la maternidad; menor número de matrimonios; gran incremento de las convivencias sin lazos legales, de las familias uniparentales y del divorcio.

Con la Posmodernidad, cuyos primeros indicios se remontan a los albores de la década del 70, se van originando otra serie de cambios muy relevantes. Se implementa el mercantilismo y la globalización neoliberal, cuyas políticas económicas mejoran nuestra calidad de vida, aunque asimismo lleva a que se instaure el consumismo, se acrecienten los despidos y la inseguridad laboral, se vaya perdiendo el poder adquisitivo y, con un solo sueldo, ya no se alcanzan a satisfacer las nuevas expectativas. Por otro lado, se derrumban los grandes proyectos políticos; disminuye el idealismo, el compromiso social y la confianza en el progreso.

La revolución informática y el desarrollo vertiginoso del conocimiento llevan a tomar conciencia que la totalidad es inalcanzable e inabarcable; mana una avalancha de informaciones difíciles de organizar y de estructurar; como se tienen mayores conocimientos se reflexiona más y se cuestiona más. El Pasado y la Tradición dejan  de articular la existencia, la Historia ya no es fuente de conocimiento ni huella unitaria del acontecer (Vattimo); hay una menor ingerencia de la religión, se cuestiona a la Iglesia y se duda de la existencia de Dios. El futuro también pierde importancia, solo vale el aquí y el ahora; se desecha fácilmente lo “viejo” y se sobrevalora lo nuevo; el tiempo se reduce a una sucesión de presentes contingentes y desarticulados; se dificulta la visión de la linealidad y de lo cíclico, predominando una percepción fragmentada de la vida.

Se fue generando una crisis de fe, un escepticismo ante la razón y la ciencia; se deslegitima a la autoridad intelectual y científica. Se recela de los sistemas globales de pensamiento, de los meta-relatos y de los modelos de causalidad; ya no se cree en el determinismo ni en una ciencia con capacidad de predicción (Lyotard). Ahora se confía en teorías parciales o mediadoras; coexisten muchos métodos diferentes; no se cree en la percepción objetividad de la realidad, con lo que arribamos al subjetivismo, a la hiperrealidad y al construccionismo. Se acabaron las verdades absolutas y las certezas; lo que se valora ahora son los matices. La verdad depende del punto de vista del observador y lo importante ya no son los hechos, sino sus interpretaciones; se desvaloriza lo racional y se revalorizan las emociones y los sentimientos.

Más recientemente, ante los últimos procesos socio-culturales acaecidos en nuestra sociedad, se discute si el término Posmodernismo ha sido alguna vez adecuado, acuñándose otros dos conceptos. El primero, la Hipermodernidad (Lipovestky), apunta a que estamos viviendo en una cultura en que se ha exacerbado la Modernidad, en que reinan los excesos. El otro, la Transmodernidad (Rodríguez), afirma que lo que predomina es una continuidad, es decir, estaríamos dentro de una cultura que no ha sido realmente rupturista respecto de la Modernidad. Sin embargo, la opinión que parece prevalecer es que nos encontraríamos en otra fase cultural diferente, a la que se le han asignado varios nombres: Neomodernidad, Modernidad Tardía, Segunda Modernidad o Modernidad de Segundo Orden.

Se considera que este nuevo período habría comenzado en los años comprendidos entre finales de la década del 80 y la mitad de la década del 90. Su inicio lo ha asociado Ulrich Beck a ciertos procesos que sitúan al riesgo como eje interpretativo de la sociedad, tales como la progresiva conciencia del peligro (desastre de Bhopal, 1984 y de Chernobyl, 1986); la creciente reflexividad acompañada de un incremento en la individuación y del desplome de la autoridad de varias instituciones (relacionado a la caída del muro de Berlín en 1989 y al genocidio de Rwanda en 1994); el aumento del informacionismo global (protocolo html de 1990 y la banda ancha de 1992) y el icono lo constituiría el derrumbe de las Torres Gemelas en 2001.

Se acaban las utopías así como las grandes figuras carismáticas, surgiendo una infinidad de pequeños ídolos; la ideología ya no determina la elección de un líder, sino su imagen. La toma de conciencia de la degradación del medio ambiente conduce a revalorizar la naturaleza y surgen los movimientos ecologistas. Hay una suerte de obsesión con losfragmentos y fracturas; se valora la diversidad, la hibridación, la cultura popular y el multiculturalismo; se desvalorizan los patrones culturales locales; existe un fuerte compromiso ideológico con las minorías en política, sexo y lenguaje. Mientras más se funciona en el presente, aparece otra forma de mirar hacia el pasado, consistente en acercarse a lo místico; especie de retorno a lo religioso, pero en su aspecto sobrenatural y de ciencias ocultas.

El concepto de liberación fue perdiendo su sentido inicial y actualmente tenemos claro que el individuo está cada vez más al centro de su propia vida. Este proceso de individuación se podría interpretar como una profundización de la democracia en la vida personal (Kaufman) o como una extención del concepto de libertad desde la esfera pública al orden privado (U. Beck). El mejoramiento del nivel de vida ha posibilitado mayores peticiones en educación, cultura, ocio, etc. y se acrecentaron los márgenes de actuación y de configuración de la propia vida; incrementándose las demandas por una total libertad de elección, por una autonomía personal. Las nuevas generaciones ya no se conforman con que la libertad sea un ideal o un anhelo lejano; sino que la pretenden de hecho en las situaciones cotidianas, poder elegir en todos los ámbitos de su vida, incluso elegir su moral y su verdad, lo cual implica un inevitable proceso de infinitos cuestionamientos.

En esta nueva etapa, las tecno-ciencias son el motor de las transformaciones y de las innovaciones (p.e. clonaje, ingeniería genética, conquista del espacio); dichas tecnologías así como las dimensiones actuales del mercado y la geopolítica, han conducido a que la Globalización se constituya como el nuevo Gran Relato totalizador, donde todo está interconectado (Rodríguez). Nos hemos dado cuenta que, ahora, la mayor parte de los peligros no provienen de la naturaleza, sino de las consecuencias de nuestras propias acciones humanas; y, entre los desafíos fundamentales, están aquellos que derivan de lacreciente diversificación de los estilos de vida y de los fenómenos de comportamientos estandarizados y colectivizados (Beck).

Las orientaciones normativas de la Segunda Modernidad son muy diferentes a las del Modernismo y a las del Posmodernismo. Mientras que antes la principal exigencia social era la igualdad y la liberación, ahora parecieran serlo la seguridad y la salud; p.e. se ha incrementado el número demandas por un entorno más seguro y más ecológico.

Los temas de salud han adquirido una importancia galopante y se ha pronosticado que la salud se va a convertir en un valor que transformará profundamente las costumbres y los comportamientos (Kaufman). Nos preocupa el calentamiento global, la contaminación, los productos tóxicos, etc. Pareciera que hemos caído en una especie de ilusión de poder, en que pretendemos controlarlo todo, estar asegurados contra todo. Nos cuestionamos permanentemente, nos hacemos miles de preguntas que quedan sin respuestas, ya que sabemos que incluso las dadas por la ciencia pueden ser solo provisorias. Desde la aparición del sida, nos hemos comenzado a cuidar ansiosamente haciendo ejercicios y poniendo atención a lo que comemos, tanto en cantidad como en calidad, ya no aceptamos cualquier alimento.

Comparte este artículo:
Visitas a este artículo:
349 views

No hay comentarios

¿Te gustó el artículo? Te invitamos a comentar sobre el tema que trata.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Solicita una consulta con nosotros Contáctanos